Tiempo de lectura 5 min.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Cómo fabricar un biofiltro usando tapas de gaseosa

Haz de cuenta que un biofiltro es un super resort para bacterias nitrificantes. Allí viven como reinas para hacer lo que más les gusta: comer amonio y nitrito. Como resultado producen nitrato, el mejor fertilizante para las plantas. Aquí te cuento cómo fabricar un biofiltro usando tapas de gaseosa.

Si sabes poco o nada de acuaponía, te recomiendo leer el artículo ¿Qué es la acuaponía? (5 min) y si tienes más tiempo, te recomiendo este minicurso de acuaponía (30 min).

¿Qué es un biofiltro?

Todos los peces al respirar por sus branquias desechan amonio tóxico. En un acuario o en un sistema acuapónico, si no se retira ese amonio, los peces mueren.

La función del biofiltro no solo es limpiar de amonio el sistema sino convertirlo en nitrato, un gran fertilizante para las plantas pues contiene nitrógeno, tal vez el elemento más importante para su desarrollo.

Esa limpieza la llevan a cabo trillones de bacterias y por esa función tan importante que realizan, nos interesa que estén felices y bien alimentadas viviendo en el resort que construimos para ellas.

Las bacterias no nadan. Se fijan.

Resulta que nuestras queridas bacterias no están sueltas en el agua nadando. Deben estar fijas contra una superficie (nuestro resort) y entre más grande sea la superficie, más bacterias estarán trabajando para nosotros en el sistema.

La pregunta es, ¿cómo meter una superficie grande dentro de un tanque pequeño?

La respuesta es: colocando un montón de superficies pequeñas dentro del tanque. Ahí es donde entran las tapas de gaseosa.

Tapas de gaseosa dentro de recipientes
Tapas de gaseosa dentro de recipientes

¿Cuál es la superficie de una sola tapa?

Una sola tapa tiene una superficie de 30 a 35 cm². Suena a mucho pero esa es la medida. A continuación te enseño a calcularla.

La superficie específica de cada tapa es la suma de sus 4 superficies que son: las dos áreas circulares, (interior y exterior) y sus dos áreas cilíndricas, (interior y exterior).

Para realizar los cálculos solamente necesitas conocer el diámetro y la altura de la tapa. Si el diámetro es 3 cm y la altura es 1 cm, estos son los cálculos aproximados:

  • Los círculos. El área de un círculo es π × r², siendo π el número pi (3.1416) y r el radio, es decir, la mitad del diámetro. En nuestro ejemplo, el radio mide 1.5 cm y el área de cada círculo es 7.1 cm² (1.5² × 3.1416), es decir, los dos círculos totalizan 14.2 cm².
  • Los cilindros. Estos en la práctica son rectángulos que se han curvado en forma de círculo. El área de un rectángulo es base por altura. El tamaño de la base es la circunferencia del círculo, es decir, 2 × π × r, (2 π r). En nuestro ejemplo, la circunferencia es 9.4 cm (2 × 3.1416 × 1.5) y la altura por la medición sabemos que es 1 cm. Por lo tanto, cada cilindro tiene una superficie de 9.4 cm² (9.4 × 1) y los dos cilindros ocupan una superficie de 18.8 cm².

En total tenemos que una tapa de gaseosa con 3 cm de diámetro y 1 cm de alto tiene una superficie de 33 cm² (14.2 + 18.8). Es increíble pero cierto. Una sola tapa de gaseosa tiene 33 cm² de superficie.

Pero ten cuidado porque, las tapas no son todas iguales, así que lo más aconsejable es que hagas tu propio cálculo con las tapas típicas que consigas para tu sistema. Las fórmulas son las mismas que explico arriba. Solo debes colocar tus propias dimensiones.

Las tapas tienen otra ventaja y es que muchas tienen pliegues por dentro y por fuera. Eso aumenta la superficie específica, pero realizar ese cálculo ya sería bastante más complicado.

Con base en lo anterior y redondeando las tapas de gaseosa a una superficie de 30 cm², se requieren unas 330 tapas por cada metro cuadrado de superficie de biofiltración.

¿Cuántas tapas se necesitan para un sistema acuapónico mediano?

Un sistema acuapónico mediano requiere unos 50 m² de superficie de biofiltración, que corresponde a más de 16,000 tapas (330 × 50).

Otro cálculo útil es la cantidad de tapas que necesitas para llenar un recipiente de 100 litros. Utilizando las mismas dimensiones, el volumen que cada tapa ocupa se obtiene multiplicando el área del círculo por la altura.

Ya sabemos que el área del círculo es 7.1 cm² y la altura es 1 cm, por tanto, el volumen de una sola tapa es 7.1 cm³.

Si 100 litros equivale a 100.000 cm³ , en 100 litros caben casi 14.100 tapas (100.000 ÷ 7.1).

Así sería si las tapas estuvieran perfectamente alineadas y no hubiera espacio sobrante entre una y otra. Pero en la práctica eso no sucede. Yo aconsejo ser conservadores y asumir que las tapas realmente van a ocupar el 70% del volumen.

El resultado final son 10.000 tapas por cada 100 litros.

Con 10.000 tapas de gaseosa se llena un tanque de 100 litros y se obtiene una superficie de biofiltrado de 30 m².

Así, si tu biofiltro es de 250 litros y lo quieres llenar todo, necesitas unas 25.000 tapas que te dan casi 75 m² de área de biofiltración.

Conclusión

Yo sé que los cálculos pueden ser confusos. No tienes que aprender esto desde ya, pero sí será importante que tengas esta información a la mano cuando estés haciendo tu montaje.

Las tapas de gaseosa tienen varias ventajas. Lo primero es que estás reutilizando ese plástico. Serán 10 mil a 20 mil tapas menos en los ríos y océanos. Lo segundo, ya están recortadas y listas para ser usadas, a diferencia del tubo conduit (otra alternativa para hacer un biofiltro casero).

La desventaja más prominente es que vas a necesitar miles, así que más vale que desde ya empieces a hablar con tus vecinos y amigos para empezar a reunirlas. 😉

Si quieres aprender en serio de acuaponía, te recomiendo a ojo cerrado nuestro Curso de Acuaponía para Principiantes. Durante 32 horas aprenderás la gran mayoría de lo que necesitas saber para un sistema casero o comercial, de la mano del Profe Hernán Hurtado Ph.D.

Portada del curso de acuaponía para principiantes
Portada del curso de acuaponía para principiantes

Eso es todo por hoy. Si tienes alguna duda o comentario, no dudes en escribirlo abajo.

Mucho ánimo y buen genio.

4 comentarios en “Cómo fabricar un biofiltro usando tapas de gaseosa”

    • Las superficies planas o muy lisas en general no son aconsejables para el biofiltro. En cambio, las superficies arrugadas o con muchos intersticios son ideales. Entre mayor sea el área superficial en relación con el volumen ocupado, mucho mejor. Por ejemplo, la grava volcánica puede llegar a 400 m² por cada m³, que equivale a 11 m² por pie cúbico.

      Responder
  1. Buen día Jesús. Al ojímetro, si tienes un biofiltro de 100 L, posiblemente tendrás un tanque de ~400 L, casi medio metro cúbico, en el que puedes tener unos 8 a 10 kg de biomasa en peces. Por cada kg de biomasa puedes producir 15 a 20 lechugas cada 5 semanas. Si nos vamos por lo bajo, serían 120 lechugas (15 × 8) y si caben 25 por metro cuadrado, son 5 metros cuadrados en plantas.

    Espero te sirvan esos cálculos.

    Responder

Deja un comentario