Tiempo de lectura 5 min.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Cómo madurar un sistema acuapónico

Quienes están aprendiendo a conducir un automóvil, saben que la parte más difícil es echar el vehículo a andar. Da tirones, los cambios de marcha entran forzados y el pobre vehículo produce sonidos infernales. El aprendiz, que busca el anonimato, avisa estridentemente a todo el mundo que está aprendiendo a conducir. Algo parecido sucede en acuaponía. Alcanzar la velocidad de crucero, de un sistema en plena producción requiere ciertas habilidades. ¿Cómo lograr la maduración del sistema acuapónico? En este artículo te explicamos cuáles son las etapas para lograrlo.

Debemos partir de un sistema ya ensamblado, en el cual el agua circula perfectamente bien a lo largo de todos los tanques, los aireadores están oxigenando el agua y no hay fugas en ninguna parte. Es muy posible que el sistema lo hayas estado probando durante unos cuantos días para asegurarte de que todo está funcionando como un relojito.

Este sistema no tiene plantas ni peces o ningún otro elemento biológico, al menos intencionalmente puesto allí, porque como sabemos, en el ambiente hay toda clase de bacterias y con seguridad algunas ya estarán circulando en el agua, lo cual es perfectamente normal.

A partir de este punto, iniciamos el proceso de maduración del sistema acuapónico en tres etapas: la maduración del biofiltro, la siembra de alevines y la siembra de plantas.

Maduración del biofiltro

Recordemos que el biofiltro cumple una labor esencial en el sistema. Es un mega resort de bacterias, que se encargan de convertir el amonio tóxico que producen los peces en nitrato no tóxico y gran fertilizante para las plantas.

¡Casi nada!

Por eso decimos en esta academia que el biofiltro es el motor de la acuaponía.

Te puede interesar: ¿Cuál es el componente más importante en un sistema acuapónico?

Antes de madurar el biofiltro, ya debiste calcular la superficie de biofiltrado y debes tener este tanque lleno de piezas pequeñas para la fijación de las bacterias. La suma del área superficial de todas esas piezas debe ser igual a la superficie de biofiltrado calculada.

Te puede interesar: Cómo construir un biofiltro usando tapas de gaseosa.

Madurar el biofiltro entonces consiste en poblarlo de bacterias nitrificantes y que cada una de las piecitas dentro del biofiltro esté llena de bacterias en su superficie. Este proceso puede tardar alrededor de 4 semanas.

Aunque en el comercio venden kits de estas bacterias, en opinión del Profesor Hernán, es un gasto innecesario, al menos en sistemas domésticos, debido a que las bacterias nitrificantes se encuentran en el ambiente. Es cuestión de crear las condiciones favorables para que lleguen y se reproduzcan masivamente.

Hay dos maneras de realizar esta maduración: la química y la biológica. La más efectiva es la química, aunque requiere de excesivo cuidado. Consiste en agregar bicarbonato de sodio al sistema y elevar el pH al nivel óptimo para las bacterias entre 7 y 7,5. Esto último se logra agregando hidróxido de calcio o de potasio muy gradualmente. Debes tener muchísimo cuidado al manejar el hidróxido pues puede producir graves quemaduras.

Te puede interesar: El ciclo del nitrógeno en Wikipedia

En la maduración biológica, podrías colocar alevines para que produzcan amonio, pues es lo que necesitan las bacterias para su nutrición. Muchos van a morir debido a que no hay bacterias que limpien el amonio que producen. Se puede hacer con guppies de consumo que no son ornamentales, son baratos y resistentes.

Siembra de peces

Al cabo de 4 a 5 semanas, tienes un sistema con suficientes bacterias para hacer tu primera siembra de alevines. La cantidad depende de cuántos quieras tener en el sistema ya madurado. Por ejemplo, si necesitas 20 kilogramos de biomasa que son cerca de 50 a 60 peces adultos, deberás colocar 180 alevines considerando una tasa de mortalidad de dos terceras partes.

Debido a que el sistema ya tiene bacterias nitrificantes, el amonio que producen los peces es transformado por el biofiltro en nitrito y nitrato, por lo tanto, para efectos de los peces el agua ya se está limpiando y es saludable para ellos.

Como la cantidad de nitrato es tan baja al comienzo, no es el momento de sembrar plantas. El poco nitrato que hay disuelto en el agua está tan diluido, que las plantas tendrían que «tragar» mucha agua para poder obtener algo de nitrato.

Por lo tanto, debes esperar un tiempo a que aumente la concentración de nitrato. El exceso de nitrato sí es tóxico, pero tendría que elevarse demasiado, cosa que no ocurrirá durante los primeros meses del período de maduración del sistema.

Siembra de plantas

Al cabo de tres meses, después de la llegada de los alevines, éstos ya han crecido a un tamaño medio, y continuarán creciendo. Muy posiblemente muchos habrán muerto durante este tiempo, lo cual es natural, debido a que los alevines no tienen bien desarrollado su sistema inmunológico.

En este punto ya hay suficiente nitrato disuelto en el agua, como para colocar las primeras plántulas. No es aconsejable colocarlas todas en este punto debido a que, con peces que aún no están maduros, la producción de amonio no es suficiente para producir el nitrato que requieren todas plantas.

Por eso se hace una siembra escalonada colocando un grupo de plántulas cada mes, durante otros tres meses.

Sistema maduro

Tres meses después, ya se habrán realizado unas cuatro siembras de plántulas, y diremos que se ha alcanzado la maduración del sistema acuapónico, en el cual, la densidad de peces en su tanque ya es de 20 kilogramos por cada metro cúbico de agua; todas las camas de plantas están llenas y el sistema está en plena producción.

Maduración del sistema acuapónico
Maduración del sistema acuapónico

En la imagen anterior se presenta un ejemplo de un sistema con 15 metros cuadrados en camas de plantas y un tanque de peces de un metro cúbico en el cual se tiene una biomasa de 20 kilogramos.

¿Te interesa aprender acuaponía en serio?

Toma el Curso de Acuaponía para Principiantes con el Prof. Hernán Hurtado Ph.D y adquiere bases sólidas para montar un sistema doméstico o comercial.

Observa que, durante todo el primer mes, se madura el biofiltro y a partir del primer día del segundo mes llegan los alevines que empiezan a crecer hasta alcanzar su tamaño y peso adultos. A partir del quinto mes se empiezan a sembrar las plantas y de ahí en adelante, cada mes se realiza una siembra, hasta llenar todas las camas. De esta manera, se logrará cosechar mensualmente también.

Los peces no pararán de crecer, por lo que la biomasa podrá continuar aumentando y será necesario cosechar peces grandes y sembrar pequeños, de manera que la biomasa en el tanque de peces se mantenga estable alrededor de 20 kilogramos por metro cúbico.

Eso es todo. Espero que encuentres útil esta información.

Mucho ánimo y buen genio,

Carlos

Deja un comentario